El 7 de febrero de 2016, el humorista alcoyano Xavi Castillo actuó por primera vez en Ibiza de la mano de la asociación cultural Mal del Cap que, en colaboración con el Ayuntamiento de Ibiza, Balearia, Onda Cero y Districte Hipérbole, celebró su carnaval particular con el show Verihueu-ho! Un espectáculo en el que Castillo, al frente de su compañía Pot de Plom, combina música en directo y monólogos desarrollando el concepto de “teatro de investigación” y realizando un repaso crítico, satírico y bufonesco de la actualidad.

Xavi Castillo ha sido durante años el azote de la política valenciana, lo que le llevó a estar apartado de municipios e instituciones a raíz de que en 2006 fuera retirada una caricatura de Eduardo Zaplana en su cartel de “El extraño viaje” en el teatro Arniches de Alicante.

Desde entonces Castillo fue objeto de una censura soterrada por parte de la administración autonómica valenciana, que desde las elecciones anteriores parece haber terminado porque en los últimos meses ha asaltado por primera vez muchos de los teatros municipales de la Comunidad Valenciana donde tanto tiempo estuvo vetado.

Durante esos once años, la censura de Castillo estuvo protagonizada por algunos nombres propios de la política valenciana que han saltado recientemente a los titulares de los medios de comunicación por el caso Imelsa. Es el caso, por ejemplo, del expresidente de la Diputación y del PP provincial de Valencia, Alfonso Rus, imputado por los supuestos delitos de prevaricación, malversación, cohecho y tráfico de influencias  y que hace años se vanagloriaba de ser el responsable de que Xavi Castillo no actuara en su tierra.

Rus, de hecho, fue el pionero en la persecución al humorista. Cuando Castillo, en 2004, hizo una parodia del Papa Juan Pablo II en Xàtiva, Rus le vetó en su pueblo e inició una campaña de acoso y derribo. Numerosos alcaldes obedecían al entonces barón territorial, y no le contrataban. Pero mientras tanto, asociaciones culturales similares a Mal del Cap, colectivos festeros o comisiones falleras, entre otras, lo siguieron haciendo y así fue como, pese al veto institucional, su fama fue creciendo.

Y precisamente observando y criticando los nuevos escenarios políticos, el artista alcoyano reafirmó en su primera actuación en Ibiza lo que ya han expresado muchos otros creadores: el humor es un arma invencible frente al poder. Este es el espíritu por el que la asociación cultural Mal del Cap, siguiendo en la línea de sus actividades culturales y reivindicativas, decidió traer a Xavi Castillo a Can Ventosa: humor, crítica social, y cultura alternativa.

Participa. Col·labora. Fes un donatiu.

La millor manera d’ajudar-nos és participar. Si vols fer-te sòci/a o ajudar d’una altra manera, omple el formulari i et contestarem aviat.

Si continues navegant per aquest lloc web, acceptes utilitzar les galetes. Més informació.

La configuració de les galetes d'aquesta web està definida com a "permet galetes" per poder oferir-te una millor experiència de navegació. Si continues utilitzant aquest lloc web sense canviar la configuració de galetes o bé cliques a "Acceptar" entendrem que hi estàs d'acord.

Tanca